Sobre la criminalidad del deseo

«El deseo humano nace en el terreno de la sexualidad y su origen es criminal, es decir, incestuoso y parricida».
-Jaime Alberto Carmona Parra, en Psicoanálisis y vida cotidiana